Extremeños durante la Guerra y Posguerra. Testimonios.

familia gracia bamala roger viladot 300x200

Extremeños durante la Guerra y Posguerra. Testimonios.

A lo largo de mi andadura por la red, me ha llegado muchas veces, un escueto testimonio de relatos ocurridos a muchos extremeños. Durante la Guerra y en la posguerra, siempre la leí y guardé algunos, que tendré que buscar y publicar. Este último y primero en esta sección que se crea con motivo ya explicado. Me dio que pensar, ¿y por qué no? Agrupar todos estos testimonios que llegan en una página.

Para que se pueda leer públicamente, tener más conocimientos de lo ocurrido. A través de familiares, como nietos, hijos, que escucharon mil y una veces la historia vivida por ellos. Abuelos y parientes cercanos que vivieron la guerra.

Todos los enlaces del final. Están relacionados con lo expuesto en el texto. Para mayor información. 

Esta historia es de  Juan José Torrado Muñoz.

Mi bisabuelo y sus hijos eran de Oliva de la Frontera pudieron escapar a Portugal y de allí a Tarragona y después a Barcelona allí conoció a mi abuela que tenía al hermano en el ejército de los del biberón. Él acabó en carabinero. Mi abuela marchó a Francia con su suegro y mi abuelo retirándose con el ejército. 

En la Junquera se volvieron a encontrar y ellos do entraron como hermanos y fueron a parar a una granja por la Bretaña y mi bisabuelo a un campo con los hombres de allí a Mathausen donde murió.

El resto de hijos lucharon en el frente de Madrid, mi abuela se quedó embarazada y volvieron a España, los metieron aquí en un tren acompañado de una pareja de la guardia civil como unos criminales hasta Oliva de la Frontera y allí mi abuelo a la cárcel y ella embarazada dándole palizas en la casa cuartel para que dijeran donde estaba mi bisabuelo, que ellos no sabían nada. Al final los soltaron obligando a casarse y nació mi padre y a los seis meses se pudieron venir a Barcelona.

A mi abuela le hicieron de todo, a mi abuelo me lo puedo imaginar y a mi bisabuela la pelaron al cero le dieron aceite de recino y le subieron la falda y a pasear por el pueblo me imagino no iría sola.

Mi Bisabuelo se llamaba Antonio torrado Bancalero y mi abuelo Francisco Torrado Pérez. Aquí acabo mandándoles un saludo.

ENLACES RELACIONADOS CON EL TEXTO:

Las 1.000 vidas republicanas que salvó Barrancos

Exilio republicano español

Mauthausen y los 'rojos españoles': el fotógrafo Boix y el negro Grey

Una de las tres únicas fotografías de las mujeres rapadas por el franquismo

contacta

 

Demo